Francisco Rodriguez Ugidos

Abr 102017
 

La primera huelga conocida tuvo lugar en Egipto.

Los egiptólogos señalan que Ramsés III restableció el orgullo nacional al repeler varios intentos de invasión de fuerzas extranjeras. Pero el faraón era un megalómano que no podía resistirse a los baños de masas. Tantas victorias merecían una suntuosa ceremonia cuya organización dejó exhaustas las reservas de palacio. Cientos de trabajadores iniciaron las obras para los fastos, pero sin dinero no había manera de pagar sus servicios.
La precariedad financiera acuciaba al país, y otros obreros se vieron en la misma situación. Entre ellos se encontraban los que trabajaban en la necrópolis, que dejaron de percibir sus salarios, lo que dio lugar a la primera huelga documentada de la historia. Al grito de «¡tenemos hambre!», los trabajadores marcharon en masa desde su poblado al templo funerario de Ramsés III, donde iniciaron una sentada.

Los airados huelguistas no se movieron de allí hasta que se escucharon sus peticiones. El visir del faraón prometió que pronto recibirían los atrasos que se les debían, lo que amainó en parte la furia de los aguerridos obreros. Sin embargo, la crisis económica era tan profunda que se produjeron nuevos retrasos en el pago de los salarios, lo que agrió la relación entre el Estado y sus trabajadores. Mientras la salud de Ramsés III se hacía cada vez más precaria, el país entró en una espiral descendente.

xlsemanal

Mar 142016
 

 ELPAIS NUÑO DOMINGUEZ 14-03-2016

Los 28 homínidos que yacen en la Sima de los Huesos tenían un parentesco estrecho con los neandertales, según el primer análisis de su material genético nuclear

Se ha conseguido analizar ADN de dos individuos de la sima de los huesos de Atapuerca, el material genético de un fémur, varios dientes y escápulas más antiguo jamás analizado.

Los homínidos de Atapuerca serían neandertales arcaicos, ancestros de los que habitaron Europa y se cruzaron con los sapiens.

El equipo de paleoantropólogos que dirige las excavaciones de Atapuerca cree que los 28 humanos allí sepultados son neandertales arcaicos, ancestros de los miembros más modernos de esta especie que vivió en Europa hasta hace unos 40.000 años y con los que los sapiens tuvieron relaciones e hijos.

Responsables de esta investigación dicen que los humanos de la sima tenían un parentesco estrecho con los neandertales. De esta forma, el ADN confirma que los homínidos de Atapuerca serían neandertales arcaicos, ancestros de los que después conquistaron Europa y se cruzaron con los sapiens.

Más información:

Elpaís. El ADN aclara el origen de los humanos de la sima de los Huesos

Nature.com Nuclear DNA sequences from the Middle Pleistocene Sima de los Huesos hominins

Cienciaplus. ADN de 400.000 años de fósiles de la Sima de los huesos que tiene firma neandertal.

Elmundo. El ADN del hombre de la Sima de los Huesos  era un neandertal muy primitivo.

Feb 292016
 

DONDE MÁS SE VIVE ENTRE 4.404 REGIONES 29/02/2016 manuel. cachafeiro. león

 

Un estudio sobre la supervivencia en la vejez en Europa, basado en dos periodos de tiempo separados por diez años, coloca a León como una de las áreas geográficas Donde vive más gentecon más longevidad con más de 75 años de edad, tanto en hombres y mujeres

En Europa no sólo se mide ya la longevidad de su población. Un nuevo parámetro analiza la supervivencia en la vejez. Un pódium en el que León figura también a la cabeza, en esta ocasión entre las 4.404 regiones de Europa estudiadas, como uno de los territorios más privilegiados. El estudio lo firma la Universidad de Oporto y se acaba de publicar la revista especializada, Journal of Epidemiology & Community Health.

 

El análisis aborda la esperanza de vida desde ese doble punto de vista, la longevidad y la edad máxima de la muerte. El primero refleja el descenso de la mortalidad prematura, algo que se ha ido confirmando con los años y que ya no es nuevo, mientras que el segundo —el nuevo parámetro— pone de manifiesto un aumento en la supervivencia en la vejez en zonas que no siempre coinciden con las más desarrolladas. Ni siquiera en España. Algunas comunidades del sur presentan índices de los más bajos del continente, junto con los Países Bajos, Escandinavia o el Reino Unido.

Los científicos comprobaron la tasa de supervivencia de 296.725 personas entre 75 y 84 años de edad en dos periodos diferenciados (1991-2001 y 2001-2011) para poder establecer una evolución y observar los cambios. Grecia, Chipre, Alemania, Irlanda y los últimos estados miembros de Europa del Este quedaron excluidos debido a la escasez de datos sobre las proporciones de los grupos de mayor edad en sus poblaciones. Por contra, Noruega, Suiza, Andorra, Liechtenstein y San Marino fueron analizados porque tienen frontera con países de la Unión Europea, aclara el estudio.

De media, en 2001, un 27% de los hombres entre los 75 y los 84 años sobrevivieron diez años más a partir de esas edades. En el caso de las mujeres, la cifra se situaba en el 40%. En León, la tasa fue en ambos casos un 5% más, hasta 32% y 45,1% respectivamente. En 2011, los índices de supervivencia aumentaron significativamente en los países analizados hasta el 34% en hombres y el 47% en mujeres. Sin embargo, los científicos encontraron grandes diferencias geográficas, no en el caso de León, donde la supervivencia todavía aumentó más. Hasta el 39,4% en el caso de los hombres y el 50,1% en mujeres.

«Las comarcas de la provincia de León se encuentran entre los que tienen mayor supervivencia de vejez», señala a este periódico una de las coordinadoras del estudio, Ana Isabel Ribeiro.

En León, en total, fueron estudiadas diez áreas geográficas. El área de León tiene los índices más altos. 57% en mujeres y 43% en hombres.

En 2001 áreas con mayor supervivencia masculina fueron también Andorra y en Ginebra (Suiza), mientras las más bajas estaban en Glasgow, Manchester, Liverpool y Londres (Reino Unido) y en las zonas mineras y las regiones industriales de Francia.

En año 2011, a la alta supervivencia se añadieron el sur y el oeste de Francia.

En el caso de las mujeres, en 2001 la distribución geográfica se correspondía con la de los hombres. Las tasas más bajas estaban en el sur de España, Nápoles y Sicilia (Italia). En 2011, coincidió también; sólo bajó en el norte de Italia.