Francisco Rodriguez Ugidos

Feb 272018
 

Para ampliar….La batalla del Salado y la conquista del Estrecho

En 1340 un ejército benimerín cruzó el estrecho de Gibraltar y puso sitio a Tarifa. Alfonso XI, el rey de Castilla, salió al encuentro de los musulmanes y los derrotó en una decisiva batalla

La batalla junto al río Salado

Por los efectivos que entraron en liza, la batalla del Salado, librada el 30 de octubre de 1340, fue una de las mayores en la larga historia de guerras entre cristianos y musulmanes en la España medieval. Para conmemorar la victoria el rey Alfonso XI amplió el monasterio de Guadalupe, una de cuyas salas sería decorada en el siglo XVII con un cuadro sobre la batalla.

 Leer más.

Feb 232018
 

La mujer también cazaba.

Marta Salguero – 23/02/2018 eldiario

La muestra Evolución en clave de género, que se puede ver en la Universidad de Zaragoza, cuestiona la interpretación convencional de la evolución humana que relega a la mujer a un papel secundario

“La habilidad manual y capacidad intelectual no están correlacionadas con una distinción sexual, sino con una inclinación al trabajo manual, bien por necesidad, bien por deseo”

Desde el Paleolítico hasta la Edad de los Metales, las mujeres no solo realizaban tareas de reproducción y manutención, a las que tradicionalmente se les ha vinculado, sino que participaban también en los trabajos fuera del ámbito doméstico

¿Qué evidencias científicas hay de que la mujer no se dedicara a la caza durante el Pleistoceno? ¿O no elaborara las primeras herramientas de piedra al igual que el hombre?

Tradicionalmente la fabricación de las primeras herramientas de piedra en la Prehistoria se atribuye solo a los hombres. No sólo su elaboración, también su diseño y su uso y, en general, toda la producción tecnológica. Pero no hay una evidencia científica de que esto fuera realmente así, solo una interpretación que da lugar a un “claro sesgo de género”. “La habilidad manual y capacidad intelectual no están correlacionadas con una distinción sexual, sino con una inclinación al trabajo manual, bien por necesidad, bien por deseo”, se indica en uno de los paneles explicativos.

Leer más.

Feb 132018
 

La ciudad maya descubierta en Guatemala, en imágenes

El País 13 FEB 2018.  Ver noticia

 Un grupo de arqueólogos ha descubierto cerca de 60.000 edificios mayas —incluyendo tumbas, palacios y pirámides— que han permanecido ocultos durante siglos bajo la selva guatemalteca, en el departamento de Petén. El hallazgo ha sido posible gracias a una revolucionaria tecnología láser, capaz de emitir rayos que penetran el manto forestal, lo que ha revelado el relieve que se esconde debajo

Un grupo de arqueólogos ha descubierto miles de edificios mayas —incluyendo palacios y pirámides— que han permanecido ocultos durante siglos bajo la selva guatemalteca, en el departamento de Petén. El hallazgo ha sido posible gracias a una revolucionaria tecnología láser, capaz de emitir rayos que penetran el manto forestal y que han revelado los cambios en el relieve del terreno.

Casas, estructuras defensivas, tumbas y hasta una pirámide de 30 metros de altura —que hasta ahora se pensaba que era una pequeña montaña— son algunas de las cerca de 60.000 estructuras descubiertas.

Ha sido hallada también una muralla de unos 14 kilómetros cerca de la ciudadela de Tikal, uno de los vestigios arqueológicos más importantes de asentamientos mayas. Los investigadores apuntan a que, tras la desaparición de la civilización, la selva invadió la ciudad, que ha permanecido oculta bajo el suelo y el follaje durante siglos.

Los edificios descubiertos formaban parte de una docena de ciudades. La dimensión del hallazgo ha llevado a los investigadores a la conclusión de que la población maya podría haber alcanzado los 10 millones de personas, una cifra muy superior a la estimada hasta ahora.

Los investigadores han descubierto además que, alrededor de los centros urbanos, había extensos campos de cultivo que podían llegar a ocupar hasta un 95% de la tierra disponible.

El descubrimiento ha sido posible gracias al láser utilizado, de tecnología LiDar, que emite pulsiones de luz que, al rebotar con las estructuras, revelan el relieve que se esconde bajo la superficie. Esta técnica, unida a un sistema de localización por GPS, ha permitido crear mapas 3D de la megalópolis sin perjudicar el manto selvático.