¡Viva la Pepa!

 4º ESO, Ciencias Sociales, Historia, Sin categoría  Comentarios desactivados en ¡Viva la Pepa!
Mar 192012
 

RTVE. es. MARÍA MENÉNDEZ. MADRID18.03.2012
El 19 de marzo Cádiz se convertirá en la capital de España, como hace 200 años ya que ese día de 1812 se aprobó la popularmente conocida como la Pepa, la Constitución que sentó las bases de la democracia en nuestro país e Iberoamérica.
Eran tiempos convulsos para España, invadida por la Francia napoleónica. Los políticos escaparon del asedio en plena Guerra de la Independencia al sur de la península y Cádiz acogió a los diputados de España y América convocados para redactar un texto constitucional con el fin de devolver el poder al rey Fernando VII y sellar los derechos y libertades de la futura España.
El Oratorio San Felipe Neri acogió el hecho histórico: La aprobación de la Constitución Española de 1812, la primera Carta Magna liberal de España y Europa y una de las más avanzadas de su tiempo.
Constitución simbólica, “supuso el fin del antiguo régimen absolutista y el inicio del estado liberal contemporáneo”, según ha explicado José Antonio Escudero López, miembro de la Real Academia de la Historia.
“Es el nacimiento del concepto de ciudadano con derechos. Hasta entonces solo había súbditos”, ha señalado Escudero, autor del libro Cortes y Constitución de Cádiz. 200 años.
Destaca, además, la importancia de la transición del poder absoluto del monarca a la división de poderes legislativo, ejecutivo y judicial. “Esta Constitución es la base del Estado tal y como ahora lo entendemos”, ha resaltado Escudero.
Antonio Elorza, catedrático de Ciencia Política de la Universidad Complutense de Madrid, cree que “Surge un pensamiento minoritario que lucha contra los estamentos privilegiados, los gremios y la Inquisición”, ha aseverado.

Celebración en Cádiz
A la misma hora y en el mismo lugar donde nació esta Constitución se celebrarán los actos centrales del bicentenario, que estarán presididos por los Reyes.
Cádiz acogerá además en noviembre la XXII Cumbre Iberoaméricana de Jefes de Estado y de Gobierno y será durante todo el año Capital Cultural Iberoamericana.

Tercera Constitución del mundo, cuna de las libertades
El miembro de la Real Academia de la Historia José Antonio Escudero López destaca la importancia histórica de esta Constitución, cuna de las libertades y la tercera del mundo después de la de EE.UU, de 1787, y la Francesa, de 1789.
Fue la primera Carta Magna que dijo que todos somos iguales ante la ley y que estableció la enseñanza como obligatoria y gratuita.
En 384 artículos proclamó la soberanía nacional, concepto revolucionario que hizo posible el paso de una monarquía absoluta a una monarquía constitucional.
Escudero ha destacado como uno de los principales derechos que recoge el texto la abolición de la censura y la declaración de la libertad de imprenta.
“Marcó el inicio de la libertad de expresión”, ha asegurado el historiador, que sitúa en Cádiz el inicio del periodismo político.

Otros aspectos fundamentales de la Carta Magna de 1812 son la supresión de los privilegios nobiliarios, la abolición de la tortura y la abolición de la Inquisición.
El original de la Pepa consta de 96 páginas, está encuadernado en tercipelo rojo y tiene una cinta marcadora con los colores de la bandera nacional.
De la aprobación de esta Constitución surgió el famoso grito ‘Viva la Pepa’. La leyenda cuenta que fue lo que gritó el pueblo tras su aprobación pero otras teorías desmienten este extremo y cuentan que los, hasta ese momento, súbditos vivían ajenos a un acontecimiento que les cambiaría la vida.

Las sombras de la Carta Magna
El hecho de que esta Constitución estableciese que la nación española pudiera, en teoría, elegir sus propias leyes y su propio destino no significa que el pueblo fuera el protagonista de la aprobación del texto constitucional. Fue un producto de una minoría ilustrada y liberal.
La mujer tenía prohibida la asistencia a las sesiones parlamentarias y el voto estaba solo permitido para el hombre.
Tampoco se hizo efectivo en este texto el concepto “un hombre, un voto”. El sufragio universal masculino se implantó en España a finales del siglo XIX, bajo la presidencia de Sagasta.
No se reconocía tampoco la libertad de culto, sino que se imponía el catolicismo como religión oficial y única, concesión al sector absolutista.
El art. 12 dejaba claro que “la religión de la nación española es y será prepetuamente la católica, apostólica y romana, única verdadera. La Nación la protege por leyes sabias y justas y prohíbe el ejercicio de cualquiera otra”.
Fue una Constitución de escasa vigencia-seis años- pero que marcó un antes y un después en la historia de España.

Ene 032012
 

elpais.com PAUL KRUGMAN 03/01/2012
“La expansión, no la recesión, es el momento idóneo para la austeridad fiscal”. Eso declaraba John Maynard Keynes en 1937, cuando Franklin Delano Roosevelt estaba a punto de darle la razón, al intentar equilibrar el presupuesto demasiado pronto y sumir la economía estadounidense -que había ido recuperándose a ritmo constante hasta ese momento- en una profunda recesión. Recortar el gasto público cuando la economía está deprimida deprime la economía todavía más; la austeridad debe esperar hasta que se haya puesto en marcha una fuerte recuperación.
Recortar el gasto público cuando la economía está deprimida deprime la economía todavía más
Por desgracia, a finales de 2010 y principios del 2011, los políticos y legisladores en gran parte del mundo occidental creían que eran más listos, que debíamos centrarnos en los déficits, no en los puestos de trabajo, a pesar de que nuestras economías apenas habían empezado a recuperarse de la recesión que siguió a la crisis financiera. Y por actuar de acuerdo con esa creencia antikeynesiana, acabaron dándole la razón a Keynes una vez más.
Lógicamente, al reivindicar la economía keynesiana chocó con la opinión general. En Washington, en concreto, la mayoría considera que el fracaso del paquete de estímulos de Obama para impulsar el empleo ha demostrado que el gasto público no puede crear puestos de trabajo. Pero aquellos de nosotros que hicimos cálculos, nos percatamos, ya desde el primer momento, de que la Ley de Recuperación y Reinversión de 2009 (más de un tercio de la cual, por cierto, adquirió la relativamente ineficaz forma de recortes de impuestos) se quedaba demasiado corta teniendo en cuenta la gravedad de la recesión. Y también predijimos la violenta reacción política a la que dio lugar.
De modo que la verdadera prueba para la economía keynesiana no ha provenido de los tibios esfuerzos del Gobierno federal estadounidense para estimular la economía, que se vieron en buen parte contrarrestados por los recortes a escala estatal y local. En lugar de eso, ha venido de naciones europeas como Grecia e Irlanda que se han visto obligadas a imponer una austeridad fiscal atroz como condición para recibir préstamos de emergencia, y han sufrido recesiones económicas equiparables a la Depresión, con un descenso del PIB real en ambos países de más del 10%.
Según la ideología que domina gran parte de nuestra retórica política, esto no debía pasar. En marzo de 2011, el personal republicano del Comité Económico Conjunto del Congreso publicó un informe titulado Gasta menos, debe menos, desarrolla la economía. Se burlaban de las preocupaciones de que un recorte del gasto en tiempos de una recesión empeoraría la recesión, y sostenían que los recortes del gasto mejorarían la confianza del consumidor y de las empresas, y que ello podría perfectamente inducir un crecimiento más rápido, en vez de ralentizarlo.
Deberían haber sido más listos, incluso en aquel entonces: los supuestos ejemplos históricos de “austeridad expansionista” que empleaban para justificar su razonamiento ya habían sido rigurosamente desacreditados. Y también estaba el vergonzoso hecho de que mucha gente de la derecha ya había declarado prematuramente, a mediados de 2010, que la de Irlanda era una historia de éxito que demostraba las virtudes de los recortes del gasto, solo para ver cómo se agravaba la recesión irlandesa y se evaporaba cualquier confianza que los inversores pudieran haber sentido.
Por cierto que, aunque parezca mentira, este año ha vuelto a suceder lo mismo. Muchos proclamaron que Irlanda había superado el bache, y demostrado que la austeridad funciona (y luego llegaron las cifras, y eran tan deprimentes como antes).
Pero la insistencia en recortar inmediatamente el gasto siguió dominando el panorama político, con efectos malignos para la economía estadounidense. Es verdad que no hubo ninguna medida de austeridad nueva digna de mención a escala federal, pero sí hubo mucha austeridad “pasiva” a medida que el estímulo de Obama fue perdiendo fuerza y los Gobiernos estatales y locales con problemas de liquidez siguieron con los recortes.
Claro que, se podría argumentar que Grecia e Irlanda no tenían elección en cuanto a imponer la austeridad, o, en cualquier caso, ninguna opción aparte de suspender los pagos de su deuda y abandonar el euro. Pero otra lección que nos ha enseñado 2011 es que Estados Unidos tenía y sigue teniendo elección; puede que Washington esté obsesionado con el déficit, pero los mercados financieros están, en todo caso, indicándonos que deberíamos endeudarnos más.
Una vez más, se suponía que esto no debía pasar. Iniciamos 2011 con advertencias funestas sobre una crisis de la deuda al estilo griego que se produciría en cuanto la Reserva Federal dejara de comprar bonos, o las agencias de calificación pusieran fin a nuestra categoría de Triple A, o el superfabuloso comité no consiguiera alcanzar un acuerdo, o algo. Pero la Reserva Federal finalizó su programa de adquisición de bonos en junio; Standard & Poor’s rebajó a Estados Unidos en agosto; el supercomité alcanzó un punto muerto en noviembre; y los costes de los préstamos de Estados Unidos no han parado de disminuir. De hecho, a estas alturas, los bonos estadounidenses protegidos de la inflación pagan un interés negativo. Los inversores están dispuestos a pagar a Estados Unidos para que les guarde su dinero.
La conclusión es que 2011 ha sido un año en el que nuestra élite política se obsesionó con los déficits a corto plazo que de hecho no son un problema y, de paso, empeoró el verdadero problema: una economía deprimida y un desempleo masivo.
La buena noticia, por decirlo así, es que el presidente Barack Obama por fin ha vuelto a luchar contra la austeridad prematura, y parece estar ganando la batalla política. Y es posible que uno de estos años acabemos siguiendo el consejo de Keynes, que sigue siendo tan válido hoy como lo era hace 75 años.
Paul Krugman es profesor de Economía en Princeton y premio Nobel 2008.

Sep 132011
 

2010. Samuel Sánchez

Elpaís.com13/09/2011

El artista británico Richard Hamilton, considerado por muchos como el padre del pop art, ha fallecido hoy de un cáncer a los 89 años en Reino Unido, ha informado su galería. A pesar de su edad, el artista seguía activo, de hecho trabajaba en una gran retrospectiva que iba a recalar en Los Ángeles, Filadelfia, Londres y Madrid a lo largo de 2013 y 2014. Nacido en Londres el 24 de febrero de 1922, su obra más conocida es el collage Just what is it that makes today’s homes so different, so appealing? (¿Qué es lo que hace las casas de hoy tan diferentes, tan atractivas?), que algunos historiadores del arte señalan como arranque del movimiento artístico del pop art, una expresión que él mismo acuñó.

Otra de sus creaciones más famosas fue la carátula del White album el doble disco de The Beatles que impactó por una portada de ese color y únicamente con el nombre de los fab four.

También retrato al líder de The Rolling Stones, Mick Jagger.

Collage Just what is it that makes today's homes so different, so appealing?

Hamilton comenzó su trayectoria en una agencia publicitaria, con 16 años entró en la Royal Academy of Art, donde estudió pintura. Su primera exposición, una colección de aguafuertes, es de 1950. Su obra tiene, entre otras, influencias de Cézanne, el cubismo y el futurismo. En 1952 se convierte en profesor de tipografía y diseño industrial en la Escuela Central de Arte y Diseño de Londres. Cuatro años después, en la exposición This is tomorrow presentó su cuadro más conocido, el collage que marca el nacimiento del pop art. Entre la cantidad de elementos que componen la obra, destacan una chica de revista, un culturista, un televisor, un logotipo de Ford, una portada de tebeo, una aspiradora, un cartel de cine, un retrato de un antepasado centenario y un enorme chupa-chups, símbolos todos de la cultura estadounidense.