El País/Agencias. Madrid.

Manifestación de indignados en Fráncfort. / AFP

Los indignados de todo el mundo han tomado las calles de decenas de ciudades el sábado 15 de octubre de 2011, para protestar contra los bancos y los políticos, a los que acusan de provocar la crisis de la economía global y condenar a millones de personas al desempleo y la pobreza. Las primeras protestas comenzaron en Oceanía y Asia, y se propagaron por las capitales europeas, tomando América el relevo de las protestas mundiales de los indignados. Según los organizadores, entre los que se encuentran diferentes vertientes del 15-M español, como la plataforma Democracia Real Ya, Juventud Sin Futuro o ATTAC, el 15-0 pretende ser “un punto de inflexión” tanto para el “panorama global” como para el movimiento, que tras cinco meses de vida tiene la vista puesta precisamente en la expansión internacional de las protestas, que este último mes han cobrado fuerza en Estados Unidos bajo el lema Ocupa Wall Street.